Martes, 14 Julio 2020 23:51

Con Daniel Valenzuela se estrena "Agua dos porcos"

"El 30 de julio se estrena en Cine.Ar la coproducción argentino-brasileña Agua dos porcos / Aguas Selvagens, dirigida por Roly Santos director del largometraje Que absurdo es haber crecido (2000), de la película documental Café Sospeso / Café Pendiente / Coffee for All, codirigida con Fulvio Iannucci y exhibiéndose en Neflix; la serie de ficción, recientemente estrenada en Canal 9,   Dedalo, y el largometraje documental Manos Unidas, no estrenado todavía, ésta última ganadora de los premios: Mejor Realizador y Mejor Montaje en el Figueira Film Art (Portugal), y distinguida con una Mención Especial en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en La Habana, Cuba.
 
El guión de Oscar Tabernise, está basado en su novela “El Muertito”, ambientado en la selva de la triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil.
 
El elenco del film está protagonizado por el actor uruguayo, radicado en Brasil, Roberto Birindelli (“Contra todos” serie de Lipsztein, Silveira y Stavros), los argentinos Daniel Valenzuela (La ciénaga, de Lucrecia Martel, Un oso rojo y Francia, de Israel Adrían Caetano y Gilda: No me arrepiento de este amor, de Lorena Muñoz, entre otras), Juan Manuel Tellategui (“Chuteira preta” Serie de Paulo Nascimiento),  Mausi Martínez (Bye Bye Life, de Enrique Piñeyro) y Mario José Paz (“Viudas” de Marcos Carnevale) y los brasileños  Mayana Neiva (O outro lado do paraíso (Serie de TV) e Infancia Clandestina, de Benjamín Ávila), Allana Lopes, Luiz Guilherme (“El beso de la Mujer araña” de Héctor Babenco) y Leona Cavalli (Carandirú, de Héctor Babenco).
 
Aguas dos porcos se rodó entre los meses de julio y agosto de 2018 en el Estado de Paraná (Brasil)  y en la Zona Fronteriza cercana a la localidad de Andresito en la provincia de Misiones.
 
Bajo esta atmósfera de calor y exuberante naturaleza se vive un escenario típico de toda frontera donde el Estado Central no llega a esos confines, y la triple frontera funciona como otro Estado, con otras reglas y otra moral, es allí donde todo puede ser traficado, incluso los niños.
 
La relaciones que se establecen en esta ambiente están determinadas por el toma y daca, y los personajes se mueven con cautela, como si nadaran en el. fango. Este tipo de intercambios los lleva a establecer alianzas, complicidades y traiciones, desconfiando unos de otros para  poder sobrevivir.
 
El film asume decididamente la estética de género neo-noir, explotando los contrastes del calor expresionista de la selva fronteriza.
 
Con producción  por parte de Argentina  de Romana Audiovisual, de Roly Santos y la brasileña Laz Audiovisual, de Rubens Gennaro y Virginia Moraes (Productores de Oriundi, de Ricardo Bravo, último film de Anthony Quinn), Cafundó, de P. Betti y C. Bueno y Anita Garibaldi, de Alberto Rondalli). Contando como coproductores a la productora de la provincia de Misiones La Tierra de Lucía Alcaín e Iñaki Echeberría, el equipo del film se integró con Vinni Gennaro (Director de fotografía), Edu Zvetelman (Música), Jerry Zóttola (Montaje), Marcos Zoppi y Emiliano Biaiñ (Diseño de sonido), Diego y Marcelo Ribas (Sonido directo), Ana Rodacki (Vestuario) y  Magno Ferreira (Director de Arte).
 

Bucky Butkovic