Miércoles, 19 Agosto 2020 00:31

Roxana Carabajal, demorada durante un operativo

La cantante, sobrina de Peteco Carajabal, defendió a unos jóvenes que incumplían los protocolos sanitarios jugando al fútbol en Santiago del Estero, y terminó detenida por resistencia a la autoridad.
 

La folclorista Roxana Carabajal fue demorada junto a Sandra Farías, pareja del bailarín Juan Saavedra, por efectivos policiales en la provincia de Santiago del Estero por impedir la detención de un grupo de jóvenes que jugaba al fútbol en la calle, violando el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

El hecho tuvo lugar en el barrio Mariano Moreno mientras efectivos les informaron a tres jóvenes que jugaban al fútbol sin barbijos -en la puerta de la casa de la cantante- que violaban las medidas sanitarias y debían acompañarlos.

La situación fue grabada por testigos, y al darse cuenta, la cantante argentina de folclore de 47 años miró a la cámara y pidió que tomaran lo que estaba sucediendo para que las imágenes le llegaran al Gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora. "Somos Roxana Carabajal y Sandra Farías, están queriendo llevar a Nazareno Saavedra de una esquina por jugar a la pelota", se escucha la decir en grabación, y agregó: "Sabemos todo”.

"¡En la puerta de su casa están, loco! ¡No digan pelotudeces! ¡No es la vía pública, es la puerta de su casa!", argumentó Roxana Carabajal a los gritos, además de asegurarle a la policía que no se iban a separar de los chicos.

Todo fue filmado por testigos y los mismos efectivos policiales, y luego compartido en las redes sociales.




Según el relato policial, al momento en el que los chicos iban a ser trasladados a la comisaría, se hicieron presentes la folclorista Roxana Carabajal -sobrina de Carlos "Peteco" Carabajal- y Sandra Farías, madrastra de uno de los jóvenes detenidos - Nazareno Saavedra- y se enfrentaron con la policía a los grito, empujones y patadas, y terminaron siendo detenidas por "atentado y resistencia a la autoridad".




El informe policial indica que Carabajal y Farías entorpecieron el procedimiento de la detención de los tres jóvenes, que no opusieron resistencia.

Tras el hecho, el fiscal de turno, Sebastián Robles, ordenó que las mujeres también fueran detenidas. Con la colaboración del personal de la Comisaría del Menor y la Mujer Nº 5, todos fueron trasladados a la Escuela de Suboficiales y Agentes, donde pasaron la noche del lunes, los jóvenes por incumplir con el artículo 205 del Código Penal Argentino y Carabajal y Farías por atentado y resistencia a la autoridad.