Martes, 23 Junio 2020 23:59

Ojo con las aclaraciones que oscurecen, además no le falta un muerto al "dulce" escándalo

Paula Chaves parece ir en una escala ascendente. El ciclo “Bake Off Argentina”, en Telefe, está en la mira de todos gracias a la participación de Samantha Casais, una de las semifinalistas del
certamen, que no es ninguna cocinera amateur, uno de los requisitos para participar, sino todo lo contrario: tuvo su propia pastelería en Café San Juan. No obstante La Chaves al advertir en el quilombo en que estaba metida, para escribirlo respetuosamente, salió con un twit pidiendo paciencia y que todo se va a aclarar. Samantha que lloró y todo en cámara, fue el centro de las críticas.
Sucede que se puso en duda si ella es realmente una pastelera amateur: una de las condiciones indispensables para participar del reality gastronómico.



¿INVIRTIÓ LA MOSCA DEL PREMIO?

Además, la joven publicó fotos en las redes sociales mostrando las refacciones que hizo recientemente en su cocina. Muchos tomaron esas imágenes como un indicio del destino que le habría dado a los 600 mil pesos que entrega como premio el programa, que fue grabado a mediados del año pasado.

Como si eso fuese poco, desde la cuenta de Twitter de Telefe, el canal que emite el programa, se publicó por error un video con el anticipo de la emisión final del certamen. En el mismo aparecen los tres participantes que -tal como se pudo ver en el programa del domingo- llegaron a la final. Un auténtico spoiler.

Con todos estos condimentos se emitió la semifinal, en la que Samanta Casais, Damián Pier Basile, Agustina Guz y Agustina Fontenla se sometieron a tres desafíos bastante específicos. El primero, a pedido de la integrante del jurado Pamela Villar, fue una clásica isla flotante, en la que todos lograron deleitar al jurado con su sabor, pero no pudieron sorprenderlos con la decoración.

En medio del desafío, Agustina Fontenla tuvo algunos inconvenientes para llevar a cabo su preparación y, si bien entre los participantes se suelen ayudar, no recibió el auxilio inmediato de sus colegas. En las redes sociales, muchos manifestaron que Samanta debería haber tenido una actitud de mayor compañerismo, ya que en otras ocasiones, cuando ella se enfrentó a otros obstáculos con su preparación, Agustina rápidamente la ayudó.

Twitter no tardó en llenarse de mensajes al respecto y convirtieron en trending topic no solo a Samanta, sino también a las palabras “la odio”. En las redes se juntaron la decepción por el supuesto fraude y esta actitud de la participante: los usuarios manifestaron su bronca a través del humor.

El segundo desafío le dio el toque francés al programa. Como no podía ser de otra forma, fue propuesto por Christophe Krywonis: los participantes debieron hacer un París-Brest, un típico postre del país europeo del siglo XVIII. Los resultados dejaron satisfecho al jurado: “Hubo algunas imperfecciones pero realmente los cuatro demostraron que están en una semifinal por algo. Hubo un muy buen nivel en general”.



¡TAMBIÉN UN MUERTO!

Lorena Olguín habló de la denuncia por homicidio culposo contra Samanta Casais, participante de Bake off.

Entre las polémicas que salpican a Bake off hay una que preocupa mucho a los productores del programa y tiene que ver con una denuncia por homicidio culposo que tiene Samanta.

Se trata de Lorena Olguín quien, invitada a Confrontados (elnueve) contó en detalle el accidente provocado por Samanta en el que murió su padre. "Fue en noviembre de 2017 y mi papá fue arrollado por el auto que conducía Samanta. Quiero que se haga justicia. En realidad no fue un accidente sino un siniestro dudoso. Y conducía esa chica. Ella apareció después de tres meses, porque la busqué por redes sociales", contó muy conmovida Olguín.

"Iba manejando ella pero estaba con su pareja, y los dos están imputados. Ella ni siquiera se bajó del auto para tratar de socorrer a mi papá. El accidente fue así: ella iba con su auto por el cuarto carril de la Autopista 25 de Mayo, se le reventó una goma, se cruzó hasta la banquina donde mi papá venía en una motito chica. Hacía 30 años que mi papá hacía ese camino, porque vivía en Castelar y administraba consorcios en el microcentro. Jamás tuvo ningún accidente, ni siquiera una multa. En las grabaciones de la autopista se ve que ella estacionó en la banquina y amagó volver a salir porque no se puede estacionar ahí. Y justo venía mi papá", relató.



DURO MOMENTO

Llorando, Lorena Olguín contó que se enteró cinco días después. "Mi papá vivía solo y lo busqué durante cinco días como desaparecido. Lo buscamos cielo y tierra. Ingresó al (Hospital) Santojanni en coma inducido. Se partió el casco en la caída. Todo lo que digo figura en la causa. Mi papá agonizó durante cuatro meses y murió. Tardé tres meses en contactar a Samanta y la encontré en Facebook para ver si me daba una disculpa. Ella y su pareja fueron al hospital, pero no me pidió disculpas. Dijo que no tuvo la culpa, que mi papá la chocó a ella, que ellos no hicieron nada. Sentí una hipocresía muy grande de parte de ella. Lloraba y decía que no tenía la culpa. Pero, por otro lado, contaba que había sacado el auto a los dos días porque se le estaban pudriendo las tortas que tenía adentro. Cero empática, sin sentimientos. Nunca pidió perdón", lloraba Lorena.

¿Qué sintió al verla en Bake off? "Claro que tiene derecho a seguir con su vida pero esta persona es una estafadora. Ocho meses después de siniestro tuvimos una mediación, con un juicio civil. Y ella se portó igual: estaba con su abogado y se reían todo el tiempo y cuando ingresamos se puso a llorar a los gritos delante del juez, diciendo que el hombre la chocó a ella y encima le rompió todo el auto.

Necesito justicia, vi que esta persona es falsa y debería estar presa... La vida de mi papá no tiene precio. Todo lo que hizo estuvo mal, miente en todo. Hasta en el programa miente porque tena un
negocio de tortas, y no es administrativa. Solamente pido justicia. Le sacaron durante un año el carnet de conducir y la mandaron a hacer un curso para que aprenda a manejar sin matar gente. Verla en Bake off me genera impotencia", dijo sin consuelo Lorena.