Domingo, 18 Octubre 2020 23:37

Caso Neuss: MUJERES QUE NO FUERON TAPA

Por VICTORIA OJAM.-Lo señala Lala Pasquinelli, fundadora del proyecto educativo "Mujeres que no fueron tapa" (Mqnft) al analizar el caso de la mujer asesinada hace una semana por su marido en un country de Pilar. Silvia Saravia, asesinada hace una semana por su marido, el empresario Jorge Neuss.

La fundadora del proyecto educativo "Mujeres que no fueron tapa" (Mqnft), Lala Pasquinelli, consideró que existió un "blindaje de clase" en el caso del femicidio de Silvia Saravia, asesinada hace una semana por su marido, el empresario Jorge Neuss, en un country de Pilar, y dijo que es necesario elaborar "protocolos de comunicación que no invisibilicen la violencia contra las mujeres pero que tampoco la propaguen".

"Es terrible cómo se invisibiliza a esta mujer, se la borra, no se habla de ella, no es nadie, es un fantasma, sólo la esposa de alguien", analizó en diálogo con Télam la activista y directora de
Mqnft, espacio que busca mostrar los estereotipos de género en los medios de comunicación y desnaturalizarlos.

El femicidio de Saravia (69) a manos de su esposo, Neuss (72), también generó repercusión luego de que la directora del Malba y amiga suya, Gabriela Rangel, cuestionara el modo en que distintos medios la retrataron, "como un apéndice mudo", según escribió en el diario Clarín.

En ese sentido, Pasquinelli consideró que en este caso puntual se percibe además "la idea de que existe una protección entre los pares, no sólo en la cofradía de los varones, sino que también hay un discurso de clase en cómo esto fue mostrado".

Para la directora de Mqnft, se advirtió "una protección a la figura de pater familias, a la familia bien, y surgió un abroquelamiento y un blindaje de clase muy fuerte".

A diferencia de los femicidios que se registran en ámbitos de clase media o baja, en el caso de Saravia "no está el descaro ni la perversidad", dijo la activista,

"No se la revictimiza como en los casos de femicidios de mujeres que no pertenecen a esta clase social alta, en los que se exponen sus vidas privadas, cómo están vestidas, con fotos de las redes sociales mostrándolas sexualizadas, mientras del femicida no se sabe nada, casi ni se conoce su cara", agregó Pasquinelli.

Al respecto, consideró que a Saravia inicialmente se la "invisibilizó", a pesar de que a través de otras noticias salió a la luz "que tenía un rol en la política, compromisos sociales, una actividad social, lo que está borrado".

"Ella aparece como una sombrita, la señora detrás de este gran señor respetado y respetable, que ni siquiera aparece como un femicida", resaltó.

En relación al relato sobre el femicidio de Saravia, Pasquinelli dijo que se notó la ausencia de "detalles escabrosos" como los que desde Mqnft se advierten y critican en la cobertura que hacen los medios en este tipo de hechos, ya que "el morbo y espectacularización de la violencia generan más violencia e imitación".

"Hubo un tiempo en el que estaban relatados como crímenes pasionales, luego necesitamos que pasaran a primera plana, y ahora estamos en un momento donde la violencia sobre las mujeres está espectacularizada", aseguró.

"Eso es parte del problema, el morbo, la victimización, esas no son las formas que necesitamos para que se cuente la violencia", subrayó.

Al respecto, la fundadora de Mqnft consideró que es necesario construir protocolos de abordaje de estos casos en los medios de comunicación.

"Así como con el suicidio hay un consenso y documentos y recomendaciones internacionales sobre cómo tratarlos, también se necesita lo mismo respecto a los femicidios, si es que los medios
tienen un interés real en hacerse responsables sobre cuál es su rol en la construcción de las lógicas de las violencias", ya que son "un vehículo para la circulación de esa pedagogía".

"Necesitamos construir estos protocolos que no invisibilicen la violencia contra las mujeres pero que tampoco la propaguen y la conviertan en una pedagogía, me parece que es algo en lo que hay que
trabajar", concluyó.


El femicidio de Saravia

El femicidio de Saravia fue cometido el sábado pasado al mediodía en la casa que el matrimonio compartía en el country Martindale, de Pilar.

Según lo reconstruido hasta este momento por la Justicia, las dos empleadas domésticas que se encontraban en la planta baja de la vivienda escucharon dos detonaciones poco después de que Saravia
regresara a su casa, y cuando subieron a la habitación principal, notaron que la puerta estaba trabada, por lo que llamaron a los hijos de la pareja.

Al llegar, uno de ellos logró entrar a la habitación y halló a su madre asesinada luego de que Neuss la ejecutara tras tomarla del cabello y dominarla, según surgió luego de la autopsia.

A los pocos segundos, el femicida retrocedió unos pasos hasta el vestidor y se disparó en la cabeza, tras lo cual fue trasladado al Hospital Austral de Pilar, donde falleció como consecuencia de la
gravedad de la lesión.

Línea 144: atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp: +5491127716463. Télam.